Mi casero se niega a recoger las llaves.

Por desgracia hay ocasiones en las que un contrato de arrendamiento no termina bien. Ya sea por la picaresca humana o porque existe un problema real, no son pocas las ocasiones en las que el casero se niega a recoger las llaves de la vivienda arrendada, y de esta forma intentar alargar la relación contractual.

Por suerte, el código civil sale en este caso al rescate de los inquilinos con la figura de la consignación. Veamos qué dice:

Artículo 1176

Si el acreedor a quien se hiciere el ofrecimiento de pago conforme a las disposiciones que regulan éste, se negare, de manera expresa o de hecho, sin razón a admitirlo, a otorgar el documento justificativo de haberse efectuado o a la cancelación de la garantía, si la hubiere, el deudor quedará libre de responsabilidad mediante la consignación de la cosa debida.

La consignación por sí sola producirá el mismo efecto cuando se haga estando el acreedor ausente en el lugar en donde el pago deba realizarse, o cuando esté impedido para recibirlo en el momento en que deba hacerse, y cuando varias personas pretendan tener derecho a cobrar, sea el acreedor desconocido, o se haya extraviado el título que lleve incorporada la obligación.

En todo caso, procederá la consignación en todos aquellos supuestos en que el cumplimiento de la obligación se haga más gravoso al deudor por causas no imputables al mismo.

Artículo 1178

La consignación se hará por el deudor o por un tercero, poniendo las cosas debidas a disposición del Juzgado o del Notario, en los términos previstos en la Ley de Jurisdicción Voluntaria o en la legislación notarial.

 

Como es un acto unilateral y voluntario, se regirá por la Ley de Jurisdicción Voluntaria, que dice:

Artículo 98. Ámbito de aplicación, competencia y postulación.

1. Se aplicará lo dispuesto en este Capítulo en los casos en que, procediendo la consignación conforme a la ley, se realice ante el órgano judicial.

2. Será competente el Juzgado de Primera Instancia correspondiente al lugar donde deba cumplirse la obligación y, si pudiera cumplirse en distintos lugares, cualquiera de ellos a elección del solicitante. En su defecto, será competente el que corresponda al domicilio del deudor.

3. Para la actuación en el presente expediente no será preceptiva la intervención de Abogado ni Procurador.

Artículo 99. Tramitación.

1. El que promueva la consignación judicial expresará en su solicitud los datos y circunstancias de identificación de los interesados en la obligación a que se refiera la consignación, el domicilio o los domicilios en que puedan ser citados, así como las razones de esta, todo lo relativo al objeto de la consignación, su puesta a disposición del órgano judicial y, en su caso, lo que se solicite en cuanto a su depósito.

Asimismo, deberá acreditar haber efectuado el ofrecimiento de pago, si procediera, y en todo caso el anuncio de la consignación al acreedor y demás interesados en la obligación.

Con la solicitud se habrá de efectuar la puesta a disposición de la cosa debida, sin perjuicio de que posteriormente pueda designarse como depositario al propio promotor.

En resumen, cuando el acreedor, en este caso el casero o arrendador, se niega de forma injustificada a recibir las llaves del inmueble (traditio real) el arrendatario podrá consignarlas en el juzgado y liberarse de la obligación.

Los pasos a seguir:

  1. Hacer un ofrecimiento previo. Siempre por escrito para poder acreditarlo en la solicitud de consignación.
  2. Si el arrendador se niega injustificadamente o no responde al ofrecimiento, acudir al juzgado de primera instancia y solicitar una consignación judicial. No es necesario abogado ni procurador.
  3. Rellenar debidamente el impreso: razonamiento, exposición de motivos y objeto de la consignación.
  4. Junto con la solicitud, depositar las llaves.

Espero que os haya sido de ayuda.

Juan.

Esta entrada tiene un comentario

  1. Buenos días
    yo estoy pasando por esta situación que me aconsejas que tengo que hacer para resolver este conflicto de buena fe

Deja un comentario

Menú de cierre
Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola